Fotografía inmobiliaria: 5 consejos para mejorar tus ventas

Share

Como agente en el mercado inmobiliario, tu objetivo es hacer que los compradores vean el gran potencial del inmueble, lo cual se consigue con imágenes que muestren sus mejores características y le den vida al anuncio. Por eso, a la hora de atraer el interés por un inmueble, una buena fotografía del inmueble es la clave.

Dicho esto, presentamos cinco consejos de fotografía inmobiliaria que hay que recordar.

1. Ubicación, ubicación, ubicación

Todo agente del mercado inmobiliario sabe que una vista panorámica añade mucho valor a un inmueble. Por eso, recuerda hacer una fotografía inmobiliaria impresionante e inspiradora antes de cruzar la entrada de la vivienda. Aprovecha las vistas y el entorno para destacar el potencial del sitio.

Aprovecha también el clima o la estación del año: el otoño y el invierno son los escenarios ideales para un anuncio en el que quieras destacar la calidez y el ambiente acogedor de un inmueble, mientras que el clima del verano favorece un inmueble espacioso y bien iluminada.

Igualmente, si el jardín o el exterior es una de las características principales de la vivienda, hazle fotos.

2. Una buena luz es esencial en la fotografia inmobiliaria

La luz natural es lo mejor para hacer buenas fotos. Si vas a hacer fotos en el exterior, intenta que el sol esté detrás de ti para que la luz no afecte.

Procura también hacer las fotos en un día claro y luminoso, porque el mal tiempo no te hará ningún favor a la hora de captar compradores. Deja de lado tu puesto de agente inmobiliario y piensa qué es lo que mejor funciona desde el punto de vista del comprador.

Las últimas horas de la mañana y las primeras de la tarde son las horas ideales del día porque el sol está en su máximo esplendor y no hay que preocuparse tanto por las sombras – que es algo que solo se nota en las últimas fotos cuando ya es demasiado tarde. Aunque el atardecer es muy bonito, es un momento difícil de fotografiar y la calidad de las imágenes puede ser muy baja.

Si una habitación tiene mucha luz natural, aprovéchala. En las habitaciones más oscuras en las que tengas que usar la iluminación artificial o el flash, ten cuidado de que no se creen sombras extrañas. Siempre que sea posible, utiliza una herramienta de edición de postproducción para igualar la iluminación y garantizar una fotografia inmobiliaria perfecta.

3. Utiliza el mobiliario y la decoración

Tu objetivo final como agente del mercado inmobiliario es vender un inmueble y ello significa vender una idea que inspire a tu comprador. Tu trabajo es hacer que tu cliente sienta que quiere vivir allí, así que aprovecha los muebles y la decoración para hacer que el lugar sea atractivo.

Es verdad que una foto con un aspecto más minimalista sirve de lienzo en blanco para que el cliente proyecte sus propias ideas en el espacio, pero la decoración acogedora es lo que aporta a un inmueble una sensación de encanto.

Si es posible, coloca los muebles y reorganiza los objetos de la casa para utilizarlos como atrezzo para las fotos. Una vez más, olvídate de tu puesto como agente inmobiliario y ponte en el lugar del cliente: tu objetivo es plasmar todas las razones por las que un comprador debería enamorarse de la estancia en una sola foto.

Esto puede ser de sentido común, pero será lo que marque la diferencia: comprueba que la vivienda está limpia y ordenada antes de hacer su fotografia inmobiliaria.

Esto implica ocultar cualquier desorden, procurar que todos los muebles estén bien colocados y quitar cualquier elemento que no venda la imagen. Por ejemplo, sustituye la correspondencia de la mesa por algún libro de la estantería. Presta mucha atención a la cocina y al baño, dos estancias en las que la limpieza es fundamental. Asegúrate de que todos los espejos y superficies estén limpios y quita cualquier artículo de aseo o de limpieza.

4. Los ángulos son importantes

Coloca la cámara en una esquina de la habitación para captar todas sus dimensiones. Incluso puedes hacer la foto desde el interior del marco de la puerta y capturar tres paredes de la habitación, para que el espacio se vea mejor. Haz las fotos en horizontal, no en vertical.

Aunque no seas un fotógrafo profesional, merece la pena invertir en un objetivo gran angular, porque ayuda a resaltar el espacio de la vivienda. Los objetivos normales no son capaces de abarcar toda la anchura de una habitación como lo hace un objetivo gran angular, por lo que el gran potencial que ofrece una habitación no se reflejará en las fotos.

Haz la foto a la altura de la cintura, no a la de los ojos. Aunque parezca que lo más natural es hacer la foto desde la perspectiva de cómo las ves, fotografiar desde más arriba distorsiona las líneas de la imagen que inconscientemente parecen propias del ojo humano. Estas líneas -mesas, marcos de espejos y otras formas que forman la composición de una fotografia inmobiliaria – no se notan en la vida real, pero suelen ser visibles en la cámara.

Un mal ángulo puede crear una sensación general de desequilibrio que puede jugar en tu contra, así que intenta hacer la foto desde abajo para que todas las líneas del encuadre se vean rectas. Si es posible, utiliza un trípode para hacer fotos estables y bien anguladas.

5. Utiliza herramientas de edición

Editar tus fotos con un programa de edición puede corregir los problemas de iluminación y las líneas distorsionadas. Y tranquilo, ¡no hace falta que domines a la perfección los programas de edición para ser un buen agente inmobiliario!

De hecho, hay un montón de aplicaciones en el mercado inmobiliario que consiguen mejorar tus fotos sin necesidad de dar muchas pautas. Descárgate unas cuantas, pruébalas y descubre cuál de ellas te parece más fácil.

Después de elegir tu favorito, solo hay que tener en cuenta que hay que pasar tu fotografia inmobiliaria por él antes de publicarlas.

Daily, we track 180.000+ property changes in Spain, Portugal, France, etc.

Be the first one to know about price changes, new and sold listings.